¿Qué es la Fundación del Campo Freudiano?  * **

¿Qué es la Fundación del Campo freudiano?  Es un significante, y nada más. Es un significante depositado por Jacques Lacan en febrero de 1919, y del cual he mantenido la custodia. Pero no para guardarlo bajo llave. Al contrario.

Es un significante que está a disposición de todos aquellos, conocidos o desconocidos, quienes, a través del mundo, se dedican a la enseñanza de Lacan, e intentan proseguir con él, en sus países en sus lenguas, en sus culturas.

Es demasiado poco decir que la organización de la Fundación tiene la mayor flexibilidad. De hecho, la Fundación está totalmente disponible. Ella está abierta a las iniciativas y a las innovaciones, las solicita incluso, por poco que sean aquellos que las propongan quienes también las realicen. De la fundación no se recibe más que aquello que se le aporta. Es lo que podríamos llamar su “militancia”, si la palabra no aterrara al Campo freudiano: entonces, hablemos de su seriedad.

La Fundación se desarrolla sin plan preconcebido, sino aquel de favorecer en todas partes, y sin sectarismo, el trabajo de los alumnos y lectores de Lacan y, allí donde sea posible, su solidaridad. Aquí, la experiencia de una práctica de formación permanente hace nacer el Colegio freudiano. Allá, una convocatoria produce la serie de Encuentros internacionales. Tal conferencia desemboca en la institución de un seminario, tal otra en una publicación que, pronto, será traducida. Sin plan entonces, pero no sin principios, la Fundación se desarrolla en red, y hemos podido decir que no tiene un adentro, que su vocación se desarrolla enteramente fuera de ella misma.

Vista desde otro ángulo, es amistosa: nos conocemos, aprendemos a conocernos, nos tomamos confianza. Tenemos el sentimiento que la enseñanza de Lacan, es aún, siempre un combate, que no está ganado, que no hay laureles sobre los cuales descansar, y que la apuesta es lo orientación misma del psicoanálisis para los tiempos que vienen.

Ciertamente, la Fundación no lo puede todo. Ella sostiene, estimula, hace eco, teje sin descanso los lazos múltiples, pone en contacto, a veces chispea. Pero no  sustituye a las asociaciones psicoanalíticas que tienen la tarea, en su nivel, de administrar la experiencia, y que lo hacen de una forma no estandarizada, como lo implica su referencia a Lacan.

Lo habremos comprendido: esta sorprendente Fundación es lo que viene en lugar, en el Campo freudiano, de aquella Internacional que Jacques Lacan, a diferencia de Freud, no quiso crear.

Este volumen, que recoge documentos recientes, está hecho para “dar ideas” a los amigos, ahora tan numerosos, de la Fundación. El panorama que presenta, apuesto a que, en el futuro, será más extendido y más complejo.

Judith Miller

Traducción: Mario Elkin Ramírez


[*] Este texto ha sido publicado con la amable autorización de Eve Miller-Rose.

[**] Este texto fue inicialmente publicado a modo de prefacio de la revista Analytica, no 44, Paris, Navarin éditeur, 1986.

MÁS INFORMACIÓN