Encuentros

Estimados colegas del Consejo FAPOL, Bureau saliente, Bureau entrante, y Presidenta de la Asociación Mundial de Psicoanálisis, Angelina Harari:

Ante todo, quiero decir que es un honor para mí asumir la función de Presidente de la FAPOL a la que he sido convocada, que llevaré adelante con mi mayor compromiso y responsabilidad.

El acontecimiento de permutación para nosotros es siempre causa de festejo, porque introduce una escansión en el automatón que promueve la renovación, para seguir jugando la partida con piezas nuevas, innovando y a su vez respetando nuestro acervo originario. Es la oportunidad también de reconocer a los colegas que han sostenido la causa desde las instancias de administración y agradecer su dedicación y los frutos de su trabajo que nos heredan.

Los inéditos tiempos que corren parecen inaugurales de una nueva Era, como si un trozo de futuro hubiera impactado en nuestra civilización. Por un lapso quedamos detenidos, a la espera de alguna claridad; luego, haciendo frente a la incertidumbre, decidimos no quedar estancados por el confinamiento, y proseguir, mantener viva y activa nuestra estructura y nuestro quehacer. Es por ello que estrenamos hoy esta mecánica inédita que nos posibilita reunirnos por la vía de la virtualidad y formalizar este acto inicialmente programado para el mes de abril pasado.

A la luz de la experiencia actual, nos seguiremos valiendo de los recursos tecnológicos que nos permiten atravesar las fronteras facilitándonos una fluidez preciosa para el estrechamiento de nuestros lazos que, por su cartografía, se propagan a lo largo y ancho del extenso continente que es América.

En nuestro continente la FAPOL abarca un territorio muy vasto, nuclea 39 ciudades de 12 países diferentes, donde se hablan las lenguas de América en sus variaciones de tonos y acentos. Es así que nuestra estructura reúne una gran diversidad cultural asociada por una causa común, cuyo sentimiento de comunidad se asegura a través de sus encuentros -el gran desafío será entonces promover que ello acontezca, aún en los tiempos de pandemia.

Los medios tecnológicos nos permiten reunirnos con más asiduidad, acercarnos y conocer a nuestros colegas vecinos, enterarnos sobre los avances en sus trabajos, interesarnos por los programas innovadores que se llevan adelante en las localidades, intercambiar experiencias, querer saber más. Vengo de una escuela cuyo agalma es el valor del encuentro. Su dato singular: tiene su punto austral en Santiago de Chile y su extremo norte en la Ciudad de México, en el centro su espíritu caribeño, cálido y apasionado. Sobre el fondo de la complejidad de esta extensión y diversidad de matices locales, en esa tensión vital entre lo Uno y lo múltiple, se precipita la contingencia del encuentro que reafirma el deseo.

El nudo que sostiene al psicoanálisis no es ningún misterio, se halla en la reunión de nuestras escuelas. ¿¡Qué mejor fortaleza para hablar con el Otro social, representarnos ante los poderes públicos y políticos, y ampliar nuestro horizonte de incidencia y acción!?

Estamos advertidos que estos días futuros de hoy, tal como lo anticipó Lacan visionariamente, anuncian un inminente feroz retorno del discurso del Amo. En este porvenir los analistas y, en particular, desde nuestra Federación, habremos de hacer que el psicoanálisis exista “contra el discurso de la ciencia que invade las diferentes actividades humanas”[1], tomando a cargo ese residuo no cientifizable. Cito a Jacques-Alain Miller: “Ante todo, es acoger lo real, el nuevo real, el real que es producto del discurso de la ciencia y que ya nada tiene que ver con la naturaleza”.[2]

Esta gestión recibe una FAPOL sólidamente constituida, con su Reglamento Interno, y con un armazón fecundo que responde a las políticas que la inspiran: los Observatorios y Redes, las revistas Lacan XXI y Cythère? para el campo de la universidad, sus medios de difusión y comunicación, y su gran acontecimiento bianual: el Encuentro Americano del Psicoanálisis de la Orientación Lacaniana. Nos toca entonces, hacerla avanzar por su camino, acompañando las iniciativas, alojando el deseo de trabajar de los colegas y atendiendo el affectio societatis que respira en nuestras estructuras.

Cuento en la gestión con dos magníficos compañeros de navegación: Ricardo Seldes como Vicepresidente y Iordan Gurgel, como Secretario, con quienes en este tiempo preliminar a la permutación hemos construido un lazo amable de confianza y camaradería. Además, a partir del reconocimiento tan especial que Jacques-Alain Miller ha otorgado a nuestra querida Flory Kruger, la FAPOL contará para su administración con su consultoría en tanto Presidente Honorario, y fundamentalmente, con el Consejo, constituido por dos representantes de cada una de las Escuelas de América, junto con la Presidente de la AMP, Angelina Harari, quien nos orienta de cerca respecto de las coordenadas éticas y políticas de la Asociación Mundial de Psicoanálisis.

Para finalizar, en tanto servidores del discurso analítico, los invito a compartir esta travesía, que para mí tiene matices épicos -como no podía ser de otra manera-, para contribuir todos juntos al movimiento del psicoanálisis aplicado de la orientación lacaniana en América.

Concluyo, entonces, con esa frase de Lacan tan inspiradora:

“No soy yo quien vencerá, sino el discurso al cual sirvo.”[3]


NOTAS

  1. Miller, J.-A., “El psicoanálisis es una epidemia”, Un esfuerzo de poesía, Editorial Paidós.
  2. Ibid.
  3. Lacan, Jacques, “El atolondradicho”, en Otros escritos, Paidós, Argentina, 2012, pág. 499.

Despedida

Debo confesarles que estoy un poco conmovida, es cierto que sentirme así no es nuevo para mi, suelo emocionarme por pequeños detalles de la vida cotidiana, siempre tengo las lágrimas a flor de piel, supongo que el encierro interminable al que nos somete este virus también hace lo suyo.

Pero en esta oportunidad, es diferente.
No se trata de un detalle de la vida cotidiana, se trata de salir de un lugar que ocupé durante 4 años, y 5 meses agregados, a causa de esta pandemia.

No se trata tampoco del tiempo transcurrido, sino de lo que durante este tiempo hemos recorrido. Un largo camino, al comienzo, de tierra, no precisamente asfaltado. Quizá hoy podemos decir que en algunos tramos ya lo está, lo cual nos permite avanzar mas rápido.
En cambio, en el de tierra, aún hay pozos, algunas piedras, obstáculos que sin duda se irán arreglando a medida que sigamos avanzando, porque como canta Joan Manuel Serrat “se hace camino al andar”.

La Fapol ha crecido, y ese crecimiento se debe al entusiasmo que los colegas encuentran en la tarea que llevan a cabo.
Una transferencia de trabajo opera como motor en cada uno de los espacios, tanto de los Observatorios como de las Redes.

Hemos trabajado mucho para que cada uno encuentre su particularidad, con los Observatorios sobre todo, que en muchas oportunidades se superponían con el espacio de las Redes del Campo Freudiano.
Sigue siendo una tarea central lograr un encuentro en común, un trabajo bien orientado, de complementación y no de superposición.

Durante nuestra gestión, se han inaugurado nuevos espacios.
En el año 2016, como saldo del trabajo que venían realizando los colegas de la AMP en relación con el Autismo con vistas al Congreso, Miquel Bassols, Presidente en ese momento de la AMP, sugiere que el trabajo realizado por los colegas de Latinoamérica, pasen a formar parte de la Fapol. Es así como surge el Observatorio sobre Autismo.

En el año 2017, se crea el Observatorio de Género, Biopolítica y Transexualidad, un espacio donde las problemáticas actuales en relación con la identidad de género y las legislaciones vigentes, son interrogadas desde la mirada del psicoanálisis.

La única Red existente desde los comienzos de la Fapol era la Red Universitaria Americana, RUA. Al ser una Red para los miembros de las tres Escuelas de América y de la AMP, dejaba por fuera a todos los colegas que, estando en transferencia con nuestra orientación, no podían incluirse. Esa fue la razón para la creación de una segunda Red vinculada a la Universidad, la llamamos IUFI, Iniciativa Universitaria de Formación e Investigación, teniendo en cuenta que la Universidad es un lugar estratégico para despertar una transferencia con el Psicoanálisis que permita el acercamiento de los alumnos a nuestras Escuelas para su formación, otra de las formas de impulsar el crecimiento del Psicoanálisis en Latinoamérica.

Es importante destacar que dentro de RUA hubo dos avances muy importantes.
Por un lado, y gracias al trabajo de Olga Molina, se organizó un relevamiento de las investigaciones y de las publicaciones existentes en los medios académicos universitarios, con la finalidad de establecer entrecruzamientos entre los miembros de las tres Escuelas que se encuentran trabajando temas en común.

El otro avance que, para mi gusto es la joyita de RUA, fue la creación de Cythère?, una Revista de Psicoanálisis con publicaciones de miembros de la AMP, acreditada por el sistema de arbitraje e indexada en los portales de las Revistas Científicas. Su Editora, Mariana Gomez, con su excelente disposición y su saber acerca del tema, se ha rodeado de un equipo de excelencia para su producción. Tiene una aparición anual y esta semana acaba de salir el tercer número.

La otra novedad: fue la creación de la Red de Psicoanálisis Aplicado, RPA, un espacio tan necesario en esta época donde la exigencia del Otro social está puesta en la eficacia y sobre todo, en la rapidez de cualquier iniciativa. Contamos con esta Red que responde a las necesidades actuales y que avanza dando respuestas a estas demandas urgentes, de resultados rápidos. Lo nuevo dentro de la RPA fue la inclusión de una mirada del Psicoanálisis en el campo de lo empresarial.

Y finalmente la cuarta Red que se creo en el año 2018, fue la RCP, Red de Cine y Psicoanálisis. Partió de una propuesta de una colega de la EOL, que sostenía un espacio de cine en la ciudad, con excelentes resultados.
Independientemente de que el cine es una de mis preferencias, sabemos que el Psicoanálisis se nutre de la cultura, y que el cine es uno de sus ejes, por lo tanto, era razonable incluirla como una mas de las Redes de la Fapol.

Pero lo mas importante que quiero destacar es que cada uno de estos espacios fueron creados a pedido de los responsables que están a cargo, no los inventamos ni los miembros del Bureau, ni los Consejeros de la Fapol, sino que se le dio un lugar a partir de las demandas recibidas.

Hubo otros pedidos que lamentablemente no pudimos satisfacer, algunos se pudieron incluir en espacios ya existentes, un ejemplo de esto ocurrió con el Observatorio “Infancias”. Ese es el nombre que tiene el Observatorio desde el año 2018. Pero en sus comienzos se llamó “La infancia medicalizada”. El cambio de nombre fue para poder incluir otros temas del niño en relación con la época, como la educación, la escuela, los fenómenos de bullying, los temas jurídicos, además de los de orden médico.

Si bien la Fapol aloja a las 3 Escuelas de Latinoamérica, el Consejo de la AMP ha aceptado una excepción, incluir al Grupo Lacaniano de Montevideo, el GLM, dentro de su estructura y reconocerlos como pertenecientes a la Fapol y, por consiguiente, a la AMP. Se trata de un grupo que viene creciendo mucho en los últimos años en Uruguay, acompañados de cerca por Ricardo Seldes. Sus Directores han realizado un muy buen trabajo de transmisión, generando transferencias que promueven su extensión. Su perspectiva es prometedora.

Respecto de la organización y administración de la Fapol, fue necesario armar algunas comisiones. Para la Tesorería se nombró a Adriana Dirzieh que, junto con nuestro querido Norberto, el Secretario de la EOL, llevaron adelante las cuentas de la Fapol, cuestión nada sencilla que aún hoy estamos tratando de entregar en las mejores condiciones, ya que los inconvenientes del traslado del dinero entre los países de Latinoamérica, no es asunto sencillo, pero hemos dado un paso importante en estas últimas semanas. Esperamos en pocos días poder concretarlo. A partir de ahora todo depende del movimiento bancario.
La economía de la Fapol depende de los Encuentros Enapol. De las inscripciones recibidas hay un porcentaje que queda para la Fapol, y otro porcentaje se distribuye entre las tres Escuelas. Por lo tanto, es muy importante tener mucho cuidado en lo que a la organización del Enapol acontece, y al orden que tenemos que seguir con los gastos y las inscripciones. Es por todo este trabajo realizado que quiero agradecer especialmente a Adriana y a Norberto por el acompañamiento, la eficacia y la tranquilidad con la que en todo momento me han acompañado.

Otro gran agradecimiento es al equipo de Prensa y Difusión, Nora Cappelletti, que se ocupó de reformular y rediseñar la página web, Silvia de Luca que junto con Nora funcionaron de moderadoras de la lista, “Aquí Fapol”, Gloria Casado y María Eugenia Cora ocupadas de Facebook y de Instagram, respectivamente. Trabajadoras decididas a quienes les debo mucho por la ayuda y la fidelidad recibida ¡¡Gracias chicas!!

Simultáneamente con la lista Aquí Fapol, se creó un boletín mensual, “Fapol Today” que a fines del año pasado fue suspendido, porque reiteraba información.

La Fapol tiene a su cargo, cada 2 años, en los años impares, la organización del Encuentro Americano de Psicoanálisis de la Orientación Lacaniana, ENAPOL. Ese evento tiene una gran convocatoria y está orientado hacia el afuera de las Escuelas, por supuesto sin dejarlas de lado, ya que sus miembros son, en cada oportunidad, los anfitriones de estos Encuentros. El Enapol se realiza cada vez en una de las tres Escuelas de América. En el 2021 la Escuela elegida es la NEL. Por ahora está pensado como un Enapol virtual, salvo que las condiciones sanitarias mejoren y se pueda pensar en algo presencial, veremos…

La convocatoria para estos Encuentros se dirige a los lugares donde la Fapol desarrolla sus actividades, Escuelas, hospitales, universidades, centros de salud, etc. encuentros heterogéneos pero atractivos ya que se eligen temas de interés para el gran público.

Y ya para ir terminando quiero agradecer a mis compañeros del Bureau. A Cristina Gonzalez que estuvo un corto tiempo porque su traslado a Miami, obligó a su renuncia, reemplazándola Raquel Cors Ulloa que con su capacidad y talento supo rápidamente incorporarse al trabajo de la Fapol. A Romulo Ferreira da Silva, en particular, que fue el responsable de nuestra Revista virtual Lacan XXI, Revista que seguramente todos conocen y que junto con su equipo han podido obtener un producto de excelencia. Tanto con Raquel como con Romulo hemos trabajado muy cercanamente, no siempre al mismo ritmo, (era la queja de Romulo), pero sin duda con mucho respeto y dedicación. Gracias entonces a ambos por este tramo compartido.

Y finalmente, gracias al Consejo Fapol que, con su orientación política, estuvo siempre presente, ofreciendo sus sugerencias, pero sobre todo, apoyando nuestra gestión.

Me quedan cientos de agradecimientos, imposible nombrarlos a todos, Coordinadores y Responsables de Observatorios y Redes, antes y después de la permutación que realizamos el año pasado, gracias a los Miembros de las tres Escuelas de América, EBP, NEL, EOL, gracias a todos los que de una u otra manera han trabajado y lo seguirán haciendo, acompañando el crecimiento y desarrollo de la Fapol.

Entregamos en este acto la conducción de la Fapol a Viviana Berger, Ricardo Seldes y Iordan Gurgel, a quienes les deseo un trabajo fructífero sabiendo, porque los conozco bien, que seguirán aumentando con su creatividad y su eficacia el trabajo que venimos realizando.

¡¡¡Mucha suerte queridos amigos!!!

 21 de Junio de 1964

Fundo –tan solo como siempre lo estuve en mi relación con la causa psicoanalítica- la Escuela Francesa de Psicoanálisis, de cuya dirección me ocuparé personalmente los próximos cuatro años, nada me impide en el momento presente responder de ello.

Este título, según mi intención, representa al organismo en el cual debe llevarse a cabo un trabajo que en el campo que Freud abrió restaure el filo cortante de la verdad, que vuelva a conducir la praxis original que instituyó bajo el nombre de psicoanálisis al deber que le corresponde en nuestro mundo y que, mediante una crítica asidua, denuncie en él las desviaciones y los compromisos que amortiguan su progreso degradando su empleo.

Este objetivo de trabajo es indisoluble de una formación que hay que dispensar en este movimiento de reconquista. Es tanto como decir que en ese organismo son habilitados con pleno derecho aquellos que yo mismo he formado, y que son convidados a él todos aquellos que pueden contribuir a poner a prueba lo bien fundado de esa formación.

Los que vendrán a esta Escuela se comprometerán a desempeñar una tarea sometida a un control interno y externo.. A cambio de ella reciben la seguridad de que no se ahorrará nada para que todo lo que hagan de válido tenga la repercusión que merece, y en el lugar que será conveniente.

Para la ejecución del trabajo adoptaremos el principio de una elaboración sostenida en un pequeño grupo. Cada uno de ellos (tenemos un nombre para designar a esos grupos) se compondrá de tres personas al menos, de cinco como más, cuatro es la medida justa. Más una encargada de la selección, de la discusión y de la salida que hay que reservar al trabajo de cada cual.

Después de un cierto tiempo de funcionamiento, los elementos de un grupo verán que se les propone que permuten en otro.

El cargo de dirección no constituirá una parcela de poder cuyo servicio prestado se capitalizaría para el acceso a un grado superior, y nadie habrá de sentirse degradado por volver al rango de un trabajo de base.

Por la razón de que toda empresa personal llevará a su autor a las condiciones de crítica y de control a las cuales serán sometidos en la Escuela todos los trabajos que haya que llevar a adelante.

Esto no implica de ningún modo una jerarquía cabeza abajo, sino una organización circular cuyo funcionamiento, fácil de programar, se afianzará con la experiencia.

Constituimos tres secciones, de cuya marcha me ocuparé con dos colaboradores que me secundarán en cada una de ellas.

1) Sección de psicoanálisis puro, esto es, praxis y doctrina del psicoanálisis propiamente dicho, el cual es, y no es otra cosa –lo estableceremos en su lugar- que el psicoanálisis didáctico.

Los problemas urgentes que hay que plantear en todas las salidas del didáctico, hallarán aquí el modo de abrirse camino mediante una confrontación mantenida entre personas que tengan experiencia del didáctico y candidatos en formación. Se funda su razón de ser en lo que no hay por qué velar, a saber la necesidad que resulta de las exigencias profesionales cada vez que éstas llevan al analizado en formación a contraer una responsabilidad por poco que sea analítica.

Es en el interior de ese problema y como un caso particular donde debe ser situado el de la entrada en supervisión. Como preludio hemos de definir este caso de acuerdo con unos criterios que sean distintos de la impresión de todos y del prejuicio de cada uno.. Pues es sabido que en eso reside actualmente su única ley, cuando la violación de la regla implicada en la observancia de sus formas es permanente.

Ya desde el comienzo, y en todo caso, se atenderá a que el practicante en formación en nuestra Escuela disponga, dentro de ese marco, de una supervisión calificada.

Serán propuestos al estudio así instaurado, tanto los rasgos por los que yo mismo rompo con los estándares afirmados en la práctica didáctica, como los efectos que se imputan a mi enseñanza sobre el curso de mis análisis cuando es el caso que mis analizados asisten a ella a título de alumnos. Si incluirán en ese estudio, si hacen falta, los únicos callejones sin salida que hay que tener en cuenta por mi posición en una Escuela como ésta, a saber, aquellos que engendraría en mi trabajo la inducción misma a la cual apunta mi enseñanza.

Estos estudios, cuya extrema agudeza es la puesta en cuestión de la rutina establecida, serán recopilados por el directorio de la sección, que velará para establecer las vías más propicias para sostener los efectos de su solicitación.

Tres subsecciones:

  • Doctrina del psicoanálisis puro
  • Crítica interna de su praxis como formación
  • Supervisión de los psicoanalistas en formación

Establezco finalmente como principio de doctrina que esta sección, la primera, así como aquella cuyo destino diré en el punto 3, no se fijará en su reclutamiento en la calificación médica, pues el psicoanálisis puro no es en sí mismo una técnica terapéutica.

2) Sección de psicoanálisis aplicado, lo que quiere decir de terapéutica y de clínica médica.

Serán admitidos en ella los grupos médicos, tanto si están compuestos de sujetos psicoanalizados como si no, por poco que estén en disposición de contribuir a la experiencia psicoanalítica: mediante la crítica de sus indicaciones en sus resultados y por la puesta a prueba de los términos categóricos y las estructuras que he introducido en ella como los que sostienen el hilo que hay que seguir en la praxis freudiana; y ello en el examen clínico, en las definiciones nosográficas, en la posición misma de los proyectos terapéuticos.

También aquí tres subsecciones:

  • Doctrina de la cura y de sus variaciones
  • Casuística
  • Información psiquiátrica y prospección médica

Un directorio para autenticar cada trabajo como de la Escuela, y con una composición que excluya todo conformismo preconcebido.

3) Sección de inventario del Campo Freudiano.

Se ocupará antes que nada de la reseña y de la censura crítica de todo lo que ofrecen en este campo las publicaciones que dentro del pretenden estar autorizadas.

Emprenderá la puesta a la luz del día de los principios de los cuales la praxis analítica debe recibir su estatuto en la ciencia. Estatuto que, por más particular que haya que reconocerlo finalmente, no podría ser el de una experiencia inefable.

Traerá por fin, para la instrucción de nuestra experiencia, aquello que, venido del estructuralismo instaurado en ciertas ciencias, puede esclarecer el estructuralismo cuya función he demostrado en la nuestra; además de ponerlos a ambos en comunicación y , en sentido inverso, llevar a esas ciencias aquello que por nuestra subjetivación pueden recibir como inspiración complementaria.

En el límite, es requerida una praxis de la teoría, sin la cual el orden de afinidades que dibujan las ciencias que llamamos conjeturales, permanecerá a la merced de esta deriva política que se realza con la ilusión de un condicionamiento universal.

Por lo tanto tres subsecciones más:

  • Comentario continuo del movimiento psicoanalítico
  • Articulación con las ciencias afines
  • Ética del psicoanálisis, que es la praxis de su teoríaLos fondos financieros constituidos principalmente por la contribución de los miembros de la Escuela, por las subvenciones que obtendrá llegado el caso, o también por los servicios que prestará como Escuela, serán enteramente reservados a su esfuerzo de publicación.

En primera fila, un anuario reunirá los títulos y el resumen de los trabajos, aparezcan donde aparezcan, de la Escuela, anuario donde figurarán por su simple demanda todos aquellos que habrán estado en ejercicio en ella.

La adhesión a la Escuela se hará presentándose en un grupo de trabajo constituido tal como hemos dicho.

La admisión, al comienzo, será decidida por mí mismo, sin que tenga en cuenta las posiciones tomadas por nadie en el pasado respecto a mi persona, seguro como estoy de que aquellos que me abandonaron, no soy yo quien les tiene ojeriza, son ellos los que me la tendrán, por siempre más y sin poderse librar de ella.
Por lo demás, mi respuesta solo se referirá a lo que podré presumir o constatar de manera fehaciente sobre el valor del grupo y sobre el lugar que entenderá ocupar para empezar.

La organización de la Escuela sobre el principio de rotación que he indicado, será fijada por lo que elabore una comisión aprobada por una primera Asamblea plenaria que tendrá lugar dentro de un año. Esta comisión la elaborará a partir de la experiencia recorrida al vencer el segundo año, cuando a una segunda Asamblea le corresponderá aprobarla.

No es necesario que las adhesiones cubran el conjunto de este plan para que funcione. No necesito una lista numerosa, sino trabajadores decididos, como ya de antemano sé que los hay.

La Escuela de la Causa Freudiana, creada y registrada en Paris (Francia) en 1981, representada por François Leguil, Presidente, y Guy Clastres, Director.

La Escuela del Campo Freudiano de Caracas, creada en 1985 y registrada en 1986 en Caracas (Venezuela), representada por Manuel Kizer, Presidente.

La Escuela Europea de Psicoanálisis del Campo Freudiano, creada y registrada en París (Francia) en 1990, representada por Eric Laurent, Secretario, y Joan Salinas-Rosés, Presidente de la primera Sección.

La Escuela de la Orientación Lacaniana del Campo Freudiano, creada en el marco de la “Fundación euroargentina”, registrada en Buenos Aires (Argentina) en 1992, representada por Samuel Basz, Vicepresidente y Jorge Chamorro, Director. Y la Asociación Mundial de Psicoanálisis, creada y registrada en París (Francia) en 1992, representada por Jacques-Alain Miller, Presidente, Acuerdan la siguiente declaración:

En el momento de fundar su Escuela, la Escuela Francesa de Psicoanálisis, el 21 de Junio de 1964, Jacques Lacan hizo una llamada a la “reconquista” del campo freudiano, destinada a restablecer el psicoanálisis en su vía exacta.

La llamada de Lacan ha repercutido más allá de la Escuela que había fundado, ha repercutido más allá de su muerte –acaecida el 9 de septiembre de 1981-, ha repercutido lejos de París, donde vivía y trabajaba. La extensión creciente de la red de la Fundación del Campo Freudiano (asociación sin fines de lucro) en el curso de los diez años transcurridos, da testimonio de ello.

Ha llegado el momento de dar el siguiente paso.

La fundación de la Escuela de la Orientación Lacaniana, el pasado 3 de Enero en Buenos Aires, al aumentar a cuatro el número de las Escuelas del Campo Freudiano, abrió la vía para la creación de la Asociación Mundial de Psicoanálisis. Una vez recibida la aprobación inmediata de las cuatro Escuelas a esta creación, se estableció una cita para el 1º de Febrero con el objeto de firmar el presente documento.

En consecuencia, la Escuela de la Causa Freudiana, la Escuela del Campo Freudiano de Caracas, la Escuela Europea de Psicoanálisis del Campo Freudiano, la Escuela de la Orientación Lacaniana del Campo Freudiano y la Asociación Mundial de Psicoanálisis, acuerdan lo siguiente:

  • que las cuatro Escuelas adhieren hoy a la Asociación Mundial de Psicoanálisis, que las acepta a título de miembros institucionales,
  • que los miembros de las cuatro Escuelas serán automáticamente miembros de la Asociación Mundial, siguiendo las reglas que serán establecidas por el Consejo de cada una de las Escuelas,
  • que los títulos de gradus analítico concedidos por las cuatro Escuela según los procedimientos establecidos, serán reconocidos por cada una y por la Asociación Mundial.

También se acuerda:

  • que la primera “Convocatoria” de la Asociación Mundial tendrá lugar en Caracas el próximo mes de Julio.
  • que la Asociación Mundial publicará un primer Anuario, y que para este fin, cada una de las Escuelas comunicará dentro de los plazos más adecuados, mediante soporte informático, la lista de sus miembros para la inclusión en dicho Anuario.
  • que el importe de la primera cotización anual de los miembros de la Asociación será fijado por los firmantes que representan a las cuatro Escuelas y a la Asociación Mundial.

Los firmantes acuerdan finalmente establecer, en el tiempo adecuado, el texto estatutario de la Asociación Mundial, que se anexará al pacto presente.

En París, el 1 de Febrero de 1992